3 pasos que necesitas para renovar tu estilo SIN cambiar todo tu guardarropa,

3 entrenamientos para fortalecer tu mente y renovar tu estilo en la nueva normalidad.

Síntomas de que estás estancada y como solucionarlo

Share on facebook
Comparte

Puntos claves

  •  Conoce los síntomas de que estás estancada
  • Aprende la diferencia entre placer y felicidad
  • Te doy la clave para salir de tu zona de confort

Transcripción

La clave para renovar tu estilo y recuperar tu confianza es salir de la zona de confort. Es fundamental ahora que quiere decir salir de la zona de confort, porque lo usamos todo el tiempo y como que ya estamos acostumbrados a ese término. ¿Pero hoy vamos a ir más profundo a qué significa eso? ¿Qué tan peligroso es? Qué tanto me está impidiendo lograr mis metas mucho más allá del estilo y, sobre todo, cómo hacer para solucionar lo que no se mueve, se estanca y lo que se estanca se muere.

La idea es siempre estar evolucionando. La verdadera felicidad, hoy vamos a hablar de un concepto importante y es la diferencia entre el placer y la felicidad. La verdadera felicidad está en esa apertura mental a seguir creciendo, a seguir descubriéndome, a seguir aceptando, a seguir teniendo como esa presencia y ese cerebro creativo en lugar del cerebro superviviente. Entonces el objetivo simplemente es estar en evolución constante y para yo poder evolucionar es importante, primero saber que requiere energía. Tengo que estar dispuesto a gastar energía en evolucionar, porque lo más fácil es quedarme en la zona de confort. Eso no requiere energía, por eso es tan difícil cambiar. Entonces uno que requiere energía.

Segundo: Para que lo voy a hacer? ¿Cuál es mi intención? Que lo estuvimos hablando y, sobre todo, abrazar la incomodidad, entonces, porqué es tan difícil cambiar, porqué tenemos hábitos, sabemos lo que tenemos que hacer porque bueno, a veces no sabemos. En el estilo, sobre y en imagen personal nadie nos ha dado una clase, ni en el colegio ni en la universidad que nos diga mira, si tú supieras que esto no es tan difícil, que no es que la gente nazca con estilo o no, que no es que solamente la gente que tiene un cuerpo divino se puede ver bien, o que, si pesas no sé cuánto, o tu edad o tus profesiones, todo el mundo puede verse bien. ¿Por qué? Porque simplemente es un reflejo de tu ser, de tu personalidad. Es una forma de expresión, pero nadie nos lo enseña. Entonces en este caso puede ser más complicado, pero hay otras cosas que queremos cambiar, sabemos lo que tenemos que hacer, pero aun así no funciona. Llega el momento de hacerlo, lo hacemos un par de días y algo pasa, nos auto saboteamos como decimos y no lo podemos hacer porque es tan difícil, porque a tu cerebro no le gusta el cambio. No es sólo tu culpa, también es culpa de tu cerebro. ¿Por qué? Porque el cerebro está programado para que tú puedas sobrevivir.

Y realmente si nos vamos miles de años atrás, pues todo lo desconocido podía ser una amenaza potencial. Entonces lo que ya conocemos, lo familiar, lo seguro. Lo que yo puedo predecir ya sé cómo funciona, si no sé si soy súper realizada o no, hace miles de años no era importante la autorrealización, sino literal, sobrevivir. Entonces, pues el cerebro está diseñado para predecir y mantenerte vivo, entonces por eso es tan difícil cuando intentamos hacer algo diferente es como que el cerebro, el cuerpo toma, empieza. No, no, lo que está pasando, esto es nuevo, puede ser un peligro.

Mejor quedémonos quietos si el cerebro quiere, como como esa estabilidad, esa certeza y, sobre todo, ahorrar energía. Entonces, ¿qué hace el cerebro? Porque miren, estamos. Salió un estudio de University que el 40 por ciento del tiempo estamos en piloto automático, es decir, haciendo cosas que ni siquiera sabemos que estamos haciendo. Las decisiones que tomamos el 40 por ciento son automáticas echarle crema, cepillo de dientes, lavarnos los dientes, ir a la cocina e inmediatamente levantarnos. Y lo primero que hacerse a ver el celular, empezar a responder a las necesidades de los otros en vez de dedicarle un tiempo para empezar el día. Como es todo ese tipo de cosas, las hacemos en piloto automático. Manejar, llegar a la oficina. Ahora eso es malo, ¿no? Gracias a Dios el cerebro es capaz de qué hace el cerebro. Primero analiza tus recuerdos, sí, y me dice Okay, basado en esos recuerdos voy a hacer predicciones futuras. ¿Para qué? Para ahorrar energía. Entonces, siempre que pase esto, yo voy a hacer esto.

Y eso es lo que permite es liberar energía para hacer otras cosas que si requieren atención consciente y cognitiva. Entonces, pues es excelente que yo pueda lavarme los dientes y que eso no requiera energía porque ya está codificado en otra parte del cerebro. No necesito estar pensando un momento. Muevo para arriba, para abajo, coordino. Han intentado lavarse los dientes con la mano izquierda. Es bastante difícil. Yo lo hago a raíz de estudiar esto, el cerebro y los beneficios que tiene y realmente necesita de mi atención consiente con la derecha ya está codificado, ya está en piloto automático. Entonces pues el piloto automático es lo máximo. Es excelente. Si para ciertas cosas el problema está cuando ese piloto automático, cuando esa familiaridad te está bloqueando de crecer, de evolucionar, de lograr tus metas, de realmente pasar, de estar cómoda a estar feliz, no confundas estar cómoda con estar feliz, estar cómoda. El cerebro le gusta y por eso es que cuando intentas, por ejemplo, en mi caso madrugar para hacer. Cuando me dio por meterme a hacer un triatlón para demostrarme que no había límites y que a pesar de que me hayan dicho que nunca iba a poder volver a correr o hacer nada de impacto, yo dije no escuchar mi cuerpo y dije voy a hacer un triatlón para demostrármelo.

Pero claro, sonaba el despertador e inmediatamente mi mente me decía: No Irene estás muy cansada, ayer ya entrenaste, mejor lo haces por la tarde. Entonces ese piloto automático se apodera de uno y te impide lograr las cosas que quieres. Entonces te quedas en esa zona de confort. ¿Cuáles son los síntomas de que estás en la zona de confort?

Primero, no vibras con lo que haces, es decir, sientes como que, si estoy bien, pero algo falta todos los días tienes una sensación, como un huequito de que algo falta, no te sientes completamente. Apasionada de levantarte enamorada con la vida, eso quiere decir que estás en la zona de confort. ¿Otro síntoma? Dudas mucho de ti misma. Vas a hacer algo y empieza una vocecita interna, que es la duda en ti misma o la crítica interna. ¿Será que sí? Será que no, ya tomas una decisión. A los dos segundos estás otra vez dudando de si hiciera la mejor decisión o no, y en todo eso también se gasta energía.

Síntoma número 3 Te sientes aburrida, te sientes como estancada. Dices: Bueno, esto es todo, o sea, quiero cómo crecer, quiero evolucionar. Tiene que haber algo más.

Síntoma número 4 No te acuerdas la última vez que hiciste algo nuevo, algo que te diera miedo, que te diera nervios, piensa eso. ¿Cuándo fue la última vez? Y no tiene que ser necesariamente como yo lo hice con mi hermana y mi papá. Saltar, saltar de bungee jumping que genera. Yo creo que es la vez que más miedo he tenido físico, porque es una acción completamente contra intuitiva y anti supervivencia. Saltar a un vacío y confiar en una cuerda no tiene que ser eso. Puede ser hablarle a alguien diferente. A las personas que siempre estás acostumbrada a relacionarte. Puede ser hacer una actividad que nunca te has planteado. A ver si te gusta o no te gusta. Puede ser comer algo que nunca antes hayas probado. Hace cuanto no haces algo nuevo y síntoma número 5. Tu primera reacción ante la novedad, ante el cambio, es como rechazo, es decir, que no te invitan a algo diferente, ¿no? Ya después de pronto lo piensas y analizas. Pero tu primer instinto es como decir que no huir, protegerte. Entonces, ¿cómo salir de la zona de confort? Irene, por qué nos estás diciendo todo esto? Y lo último es no me quiero sentir peor. No, esa no es la idea de la autoconciencia, no es para darme palo y látigo y claro, y otras caer en la victimización es para hacer algo al respecto.

Entonces, para salir de la zona de confort tenemos que entender que el cerebro tiene es como un deseo intuitivo, innato y tu cerebro siempre te va a acercar al placer y alejarte del dolor. Eso siempre va a ser así de lo que él cree o de lo que tú le has dicho que es placer y lo que tú le has dicho que interprete como dolor. En mi caso, el triatlón siempre le ha dicho odio madrugar, madrugar es lo peor. No entiendo a la gente que madruga todo eso. Entonces claro, me despierto y mi cerebro dice no, tú me has dicho que esto lo asocias con dolor, ¿para qué lo vas a hacer? No, no, no, no, no, quédate durmiendo, que es más placentero, ¿verdad? Entonces, ¿qué sucede? Tenemos que entender la diferencia entre placer y felicidad, porque hay una diferencia muy grande. ¿Cuál es la principal diferencia? Pues primero, el placer es corto plazo, es a corto plazo. En el momento se siente bien, después a veces sí, a veces no. No quiero decir que el placer sea malo. Estamos acá también para disfrutar la vida, para disfrutar nuestro cuerpo, para disfrutar esta dimensión en la que estamos. Pero no siempre el placer es felicidad. El placer es un tema de corto plazo. Es cuando haces algo, se libera dopamina, que es un neurotransmisor asociado con el sistema de recompensa, el cerebro y la dopamina la que se libera, por ejemplo, al de redes sociales cuando te dan un like y es completamente adictiva. De hecho, cuando las drogas, por ejemplo, liberan dopamina. ¿Pero qué sucede? Que cada vez más el cerebro necesita más dopamina para tener ese mismo efecto químico en el cuerpo.

Acuérdense que las emociones son ese efecto químico. Entonces cada vez se necesita más droga y por eso genera una adicción. Y después llega uno a la tolerancia, que es cuando la gente casi que ya no, no necesitan demasiado y por eso se da la sobredosis. Esto es un ejemplo extremo, pero para no irnos más lejos, esto mismo está sucediendo con el tema del celular, de las redes sociales y lo que está pasando es que tenemos ese placer inmediato de ver algo diferente de la novedad de ese Roach, como le digo yo, de dopamina. ¿Pero qué está sucediendo? Estamos disciplinando a nuestra mente, a la insatisfacción y cada vez necesitamos más para eso.

Entonces quiero que empieces como a diferenciar eso: el placer de la felicidad. ¿Y qué cosas estás haciendo que te generan placer en el momento, pero no te están dando felicidad a largo plazo? Y, al contrario, que es mejor aún.

¿Qué cosas no estás haciendo porque son incómodas? porque tu cerebro las está asociando con dolor, pero que, si lograra sobrepasar esa incomodidad, la magia sucedería, empezarías a crear esa nueva realidad personal que tú tienes el poder de crear.

Entonces esa es la clave, la clave es abrir posibilidades. La clave es tú misma exponer a tu información, a tu cerebro, a nueva información, pero también a nuevas experiencias.

Cuéntame si te sentiste identificada con alguno de estos síntomas. No olvides suscribirte a mi canal de youtube y dejarme tus preguntas. Un abrazo de luz ✨

3 pasos para renovarte
3 claves para renovar tu mente y tu estilo
Share on facebook
Facebook

Entradas Relacionadas